*

X

4 preparativos necesarios y vitales para cumplir tus propósitos

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/31/2017

¿Quieres cumplir tus planes de vida? Aquí algo que necesitarás para el camino

Cuando se habla de “tener propósitos en la vida" en la cultura actual, esta idea puede confundirse con cierta tendencia a manejar la vida como una empresa. Pensamos entonces que es necesario tener proyectos, objetivos, e incluso podemos llegar a vivir bajo la tiranía del cronograma y los plazos forzados. 

La vida, sin embargo, es un tanto más compleja que eso. Y no tanto porque sea difícil o enigmática, sino más bien porque es múltiple, tan diversa y tan llena de circunstancias, que usualmente cuando se le intenta contener en los límites de un “plan”, la vida misma se encarga de hacer algunos ajustes, cambiar detalles y desbordar esos límites: en pocas palabras, de modificar ese plan.

¿Eso significa entonces que debemos vivir sin propósitos ni proyectos? No del todo. Es propio del ser humano vivir con la mira puesta en una meta, misma que en no pocas ocasiones es fuente de fuerza, perseverancia y también compasión. Pero sobre todo parece necesario separar la idea de propósito de ese frenesí un tanto agobiante de la vida exitosa, del individuo que alcanza siempre sus objetivos y que triunfa gracias a su voluntad.

La vida es más bien un camino sinuoso y también, a veces, cubierto de niebla. Cumplir un propósito o alcanzar una meta no depende sólo de nuestra voluntad personal y además hay ciertos preparativos que nos ayudan a mirar mejor la senda por la que caminaremos. 

Compartimos a continuación 4 sencillos consejos que suelen acompañar la búsqueda de un propósito, traídos de la experiencia y acordes a ese pulso siempre en cambio que caracteriza la vida.

 

Prepárate para soltar

La única forma de conocer el mar es alejarse de la costa. Y aunque esto es muy obvio, no siempre lo tenemos en cuenta en todo lo que implica. Sin embargo, es necesario. Si quieres moverte de un punto a otro de tu vida habrá cosas que tendrás que dejar atrás. De algunas ni sentirás cuando te desprendas de ellas, pero otras te costará un poco más y quizá incluso te duela soltarlas. Y habrá otras que inesperadamente se quedarán contigo. Eso es parte del viaje.

 

Prepárate para equivocarte

En los asuntos de la vida muchas veces la única forma de saber es equivocándonos. En nuestra cultura el “error” tiene ciertas connotaciones negativas, como si fuera algo que debe evitarse u ocultarse, pero esta idea nos priva no sólo de la posibilidad de disfrutar la equivocación como parte de la vida, sino sobre todo de los aprendizajes que esto conlleva. Nunca te avergüences de tus errores ni tengas miedo de equivocarte. Son las “fallas” las que nos enseñan a vivir.

 

Prepárate para sorprenderte

Emprender el camino hacia una meta implica cambios y los cambios traen efectos inesperados. ¡No te cierres a las sorpresas! Si de pronto alguna circunstancia altera el propósito que te habías planteado, ¡recíbela en vez de resistirte! Las resistencias suelen provocar retrasos, a veces incluso sufrimientos y costos no del todo necesarios. Prepárate para encontrar adversidades pero también para que todo marche positivamente. Prepárate para encontrar personas con las que puedes caminar acompañado durante un tiempo y también para cruzar a solas un parte del trayecto. Adáptate tan pronto como sea posible y fluye con la vida.

 

Prepárate para reflexionar

En nuestra época parece que cada vez hay menos espacio para la reflexión, por más que esta es una práctica indisociable de la vida. Los cambios, por otro lado, suelen provocar efectos diversos en la existencia, ¿y qué mejor forma de atravesarlos que mirando con atención lo que traen consigo? Observa, siente, intenta entender. Recuerda además que la reflexión no es solitaria. Aristóteles paseaba con sus alumnos en los jardines del templo de Apolo Liceo y Sócrates hizo del diálogo la mejor herramienta para encontrar la verdad. Piensa con otros: tus amigos, tu familia, tu pareja, tus compañeros de escuela o de trabajo, tus cómplices en el cambio que estás emprendiendo, tus colegas de profesión. Siempre hay otro con quien reflexionar, contrastar puntos de vista y enriquecer así este momento de tu vida.

 

Por último, recomendamos a nuestros lectores el artículo "El desapego es el camino para cumplir tus propósitos y lograr un cambio efectivo en tu vida" publicado hace unos días y que nos parece es un complemento a estos preparativos. ¡Mucha suerte para este nuevo viaje!

 

También en Pijama Surf: 5 verdades de la vida difíciles de aceptar (pero liberadoras cuando por fin las entiendes)

Imagen: Mondaufgang am Meer, Caspar David Friedrich (1822; detalle)

Estas son las 3 cosas esenciales que necesitas para desarrollar disciplina a la japonesa

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/31/2017

Los japoneses se destacan por su disciplina: estos son sus principios rectores

Según el popular conferencista Yoyoi Kenji, lo que distingue a los japoneses, más que la creatividad o el talento, es la disciplina. Por ejemplo, los japoneses son dueños de muchas de las compañías de tecnología más importes del mundo, pero ellos no han inventado los productos que venden: ni las televisiones, ni los automóviles, ni los teléfonos ni nada de esto. Pero por su disciplina logran establecer compañías sumamente sólidas y rentables. La forma en la que se recuperaron después de la Segunda Guerra Mundial ha sido inspiración para muchos emprendedores en todo el mundo. Además de de que históricamente cuentan con ejemplos de disciplina radical como los monjes zen, los ninjas y lo samurai. 

Los japoneses, dice, son sumamente pragmáticos, creen que la disciplina incluso supera a la inteligencia. Porque una persona capaz de aplicar sostenidamente su voluntad a una tarea puede desarrollar cualquier cosa y afianzar todo el talento que tiene,

Kenji explica que la disciplina se desarrolla a través de tres características básicas: "la organización, la limpieza y la puntualidad". La organización es obviamente una forma de ahorra tiempo y hacerse más eficientes "En la primera, por ejemplo, los japoneses bautizan lugares de la casa para encontrar todo: llaves, zapatos, camisas etc. De esta manera todo está en orden." La limpieza y el orden son tanto externos como internos, los japoneses creen que un espacio sucio y desordenado afecta la mente de manera negativa. "Luego está la limpieza: sacar de la casa eso que no necesitamos y retirar del clóset la ropa que no usamos hace seis meses es clave".  Esto literalmente nos da espacio para ser y pensar. "Y por último, está la puntualidad con el tiempo con los horarios y citas. Al unir estos tres factores nace la disciplina". La puntualidad también tiene que ver con cumplir con nosotros mismos las cosas que nos decimos vamos a hacer para desarrollar hábitos positivos y no debilitar la propia voluntad. 

Una cosa importante que Kenji nota es que, las personas Latinoamérica no suelen valorar la disciplina, creen que el talento es lo más importante. En este sentido la perspectiva de Yoyoi Kenji es privilegiada ya que él es colombiano-japonés por lo cual conoce bien ambas culturas. Sí bien considera que los latinos tienen mucho talento, cree que una de las razones que detienen el desarrollo, particularmente el económico, de estos países es la falta de disciplina. A lo que que quizás hay que añadir que la disciplina suele ir ligada de la moralidad y la integridad -algo de lo cual muchos de estos países carecen, al menos entre sus líderes.